¿Cuáles son las características de unas encías sanas y bonitas?

Características de unas encías sanas

Una parte muy importante de la salud bucodental es el estado de las encías. Lucir unos dientes bonitos y brillantes es la esencia de una bella sonrisa. Pero ¿qué pasa con el tejido gingival? Hay una serie de características de las encías sanas a las que debemos prestar atención para asegurarnos la mejor salud bucodental. 

El gran problema que tienen las encías es que están compuestas por tejido blando. A diferencia de los dientes, no están protegidas por el esmalte dental, y su exposición a los agentes externos es mayor. 

Mantener una higiene básica de dientes y encías ayuda a evitar diversas enfermedades de las encías como la gingivitis y la periodontitis, además de mejorar directamente la estética de los dientes y la cavidad bucal en general. 

¿Por qué es importante tener unas encías sanas?

Conocer cuáles son las características de unas encías sanas es clave para cuidarlas correctamente y disfrutar en todo momento de una boca más bonita y saludable. La higiene oral no solo debe centrarse en el cuidado de los dientes, ya que los problemas más graves de la boca están estrechamente relacionados con las encías. 

Además de la cuestión estética, tener unas encías sanas es sumamente importante para la protección y soporte de las piezas dentales. Este tejido mucoso está más expuesto a la acción de las bacterias de la boca, que se reproducen y provocan efectos perjudiciales debido a una higiene bucal poco efectiva. 

Las encías a su vez son la parte más externa que rodea el periodonto. El periodonto es el tejido encargado de unir las piezas dentales al hueso maxilar, aportando estabilidad a la dentadura. 

La encía cubre el cuello de las piezas dentales, la raíz y el hueso maxilar, proporcionando una protección adecuada frente a las que se conocen como enfermedades periodontales. 

Características de unas encías sanas y bonitas

Todos conocemos algunas de las principales características de unas encías sanas. Sin embargo, a veces hay detalles que se nos pueden escapar. 

Además de un color rosado claro, y de la ausencia de sangrado, hay otras características de encías saludables que podemos analizar para corroborar que nuestra boca está bien cuidada. 

Color de las encías

Unas encías sanas son fáciles de reconocer a simple vista. Fijándose en el color de la encía, esta debe tener un tono rosado saludable, que puede variar desde un color más claro hasta un rosa coral. 

La ausencia de manchas, punteados, o cambios de tonalidades a lo largo de toda la encía son señales de que las encías están bien cuidadas a través de una correcta higiene bucodental. 

Ausencia de sangrado

Otra de las características de las encías sanas es la ausencia de sangrado durante el cepillado o el uso de la seda o cepillos interdentales. Cuando el tejido gingival goza de buena salud, se mantiene fuerte y no aparece ni tan siquiera un pequeño hilo de sangre al emplear la técnica de cepillado habitual. 

Ausencia de retracción

Las encías sanas cubren en su totalidad la raíz del diente, y no se muestran retraídas. Toda la base de las piezas dentales debe estar protegida por el tejido gingival, que se muestra firme. 

Ausencia de sensibilidad

La raíz del diente tiene la particularidad de no estar protegida por el esmalte. La encía es uno de los responsables de aislar la dentina presente en la raíz de los estímulos exteriores. Por ello, si la raíz está totalmente cubierta por la encía, se reduce el riesgo de padecer sensibilidad dental. 

Buen aliento

La ausencia de mal aliento es otra excelente señal de encías saludables. Si las encías cumplen bien su función, impiden la formación de biofilm en los espacios que quedan entre los dientes y el tejido gingival, evitando problemas de halitosis o mal aliento. 

Dientes fijos

Si todas estas características de encías sanas se cumplen, el tejido periodontal que se encuentra debajo de ellas también estará fuerte y saludable. Esto favorece que las piezas dentales se mantengan bien fijadas al hueso maxilar, sin riesgo de movilidad o de pérdida de dientes. 

¿Cómo mantener unas encías sanas y bonitas?

Para disfrutar de unas encías más bonitas y de aspecto saludable, en combinación con una sonrisa perfecta, te proponemos algunas recomendaciones que puedes poner en práctica: 

  • Cuida tu higiene dental cepillando los dientes a diario después de cada comida, en combinación con el uso de seda dental y colutorios. 
  • Cepíllate los dientes de la forma correcta, evitando dañar el esmalte y las delicadas encías. 
  • No te olvides de renovar tu cepillo de dientes cada 2-3 meses. 
  • Acude a tus revisiones con el dentista al menos una vez al año. 
  • Si notas cualquier variación en las características típicas de unas encías sanas, acude rápidamente a tu odontólogo. 
  • Mantén una buena alimentación, proporcionando a tus encías los nutrientes que necesitan para mantenerse saludables. 
  • Aléjate de malos hábitos como el tabaquismo o el consumo de alcohol, y evita introducir objetos extraños en la boca que puedan provocar daños físicos en tus encías. 

Si notas que al sonreír muestras más encía de lo habitual, pero su aspecto es totalmente normal, no te preocupes, tan solo se trata de una característica física bastante común: la sonrisa gingival. A través de nuestro blog puedes saber más sobre las características de la sonrisa gingival, cómo cuidarla, y posibles soluciones para corregirla. 

Descubre nuestros productos para el cuidado de las encías

Cuida y protege la salud de tus encías para prevenir la aparición de problemas dentales.

Ver productos
CUIDADO DE LAS ENCÍAS

¿Qué hacer para tener las encías rosadas?

Debido a la importancia que tiene la sonrisa en el mundo de la estética en la actualidad, cada vez son más las personas que se preocupan de lucir unos dientes más blancos y unas bonitas encías rosadas. 

El color rosado coral de las encías es el mejor indicativo de que están saludables. Para ello, basta con seguir los anteriores consejos que te ayudarán a mantener la integridad del tejido gingival de tu boca. 

Pero, además, hay otros trucos que te servirán para potenciar la coloración rosada de las encías, proporcionándoles cuidados extra: 

Realiza a diario una higiene dental meticulosa, eliminando los restos de alimentos siempre después de cada comida. Utiliza un cepillo de dientes de dureza media o suave, proporcionándole un agradable masaje a tus encías. Además, usa el hilo dental para retirar los restos en esos lugares donde no llega el cepillo. 

Nutre tus encías con las vitaminas, minerales y otras sustancias que necesitan. Sigue una dieta rica en alimentos con vitamina D y vitamina C, que son excelentes antioxidantes. El consumo de verduras de hoja verde cruda en ensalada, y tomar la fruta entera a mordiscos, promueve la circulación de la sangre en las encías, eliminando de forma natural la placa bacteriana y regulando el pH de la boca con una mayor producción de saliva. 

Si tienes dudas sobre cuáles son las características de unas encías sanas, consulta con tu dentista qué otros cuidados puedes proporcionarles. Los profesionales en odontología son los que mejor detectan los posibles problemas gingivales, incluso en unas encías que estén aparentemente sanas. 

BIBLIOGRAFÍA

¿Quieres formar parte de la Familia KIN?

Accede a contenidos exclusivos.

PRODUCTOS RECOMENDADOS
Guía de salud bucodental
Descubre nuestra Guía de salud bucodental

Una correcta salud bucodental asegura una mayor calidad de vida y una mejor conservación de las piezas dentales. En esta guía de lectura te damos algunas pistas para conocer los consejos y recomendaciones de los especialistas, así como los principales problemas derivados de los malos hábitos alimenticios y en la limpieza y cuidado de la boca. 

Leer más