Afecciones bucodentales

Herpes

El herpes es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la aparición de numerosas ampollas alrededor de los labios u otras zonas de la cara, como las mejillas y la nariz.

El agente causante es el virus del herpes simple, que se contrae a través de la saliva, los besos o, más generalmente, por contacto directo con personas infectadas. Tras la regresión de la primera infección, el virus del herpes labial tiene la peculiar característica de alojarse, a través de los nervios de la piel, en los ganglios neuronales más cercanos al lugar de la infección. En este caso, el patógeno entra en latencia, es decir, no solo sobrevive al sistema inmunitario, sino que ni siquiera se elimina mediante el uso de fármacos.

Incluso después de mucho tiempo, el herpes labial puede reaparecer: el virus aprovecha los estados de «debilidad» del organismo (bajadas del sistema inmunitario, periodos de estrés, cansancio generalizado, etc.), para reactivarse y provocar las clásicas lesiones labiales.

¿Qué es el herpes?

El herpes labial es una enfermedad infecciosa causada por el virus del herpes simple (VHS), del que existen dos tipos:

El tipo 1 es el que más comúnmente afecta a los labios.

El tipo 2, en cambio, es el principal responsable del herpes genital.

Mientras que algunos individuos no experimentan ningún síntoma tras la infección, otros desarrollan ampollas dolorosas en los bordes de los labios o en las zonas adyacentes justo fuera de la boca. También pueden aparecer en el interior de la cavidad oral, en el paladar o en las encías. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de un trastorno completamente diferente a las úlceras bucales, que no son contagiosas.

Desgraciadamente, no existe una cura definitiva para erradicar el virus del organismo, por lo que tras la infección uno estará sujeto a desarrollar herpes labial con mayor o menor frecuencia, o en algunos casos nunca, a lo largo de su vida. Así, la manifestación puede aparecer de forma cíclica, con periodos de enfermedad activa seguidos de periodos asintomáticos, dependiendo de factores de estrés (físicos o de otro tipo). El primer episodio suele ser más grave.

Las causas del herpes labial

Como se ha mencionado anteriormente, el herpes labial es una enfermedad infecciosa de origen viral. El agente causal predominantemente implicado es el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1). Aunque en menor medida, el herpes labial también puede estar causado por el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2), que suele ser el responsable de la infección genital.

El virus penetra en el organismo a través de la piel y las mucosas, donde infecta las células epiteliales y provoca su muerte, dando lugar a las vesículas y otras lesiones típicas de la enfermedad.

¿Por qué aparece tan a menudo?

Tras la infección y las manifestaciones iniciales, todos los virus del herpes evaden la defensa inmunitaria, utilizando la estrategia de la latencia. En la práctica, el patógeno permanece en el cuerpo, escondido en los ganglios nerviosos, sin dar ninguna señal de su presencia. En este caso, el sistema inmunitario y los fármacos no pueden combatirlo, ya que el virus no se replica y no genera suficientes péptidos derivados que delaten su presencia a las células T citotóxicas.

Normalmente, para neutralizar una infección vírica ya establecida, los linfocitos T citotóxicos eliminan las células infectadas. Para que esto ocurra, algunos de los péptidos que presenta el MHC de clase I expresado en la superficie de las células infectadas deben ser de origen viral. Esta condición se alcanza fácilmente durante las infecciones causadas por virus de rápida replicación, como ocurre, por ejemplo, durante la gripe (neutralizada por la combinación de linfocitos T citotóxicos y anticuerpos en la sangre).

Cuando están en estado latente dentro de las células humanas, los virus del herpes no causan problemas; su latencia puede durar varias semanas, meses, años o incluso toda la vida.

Esta característica también se refleja en el curso del herpes labial, que suele ser recidivante; en la práctica, la enfermedad reaparece de vez en cuando, con episodios cortos y generalmente menos graves que la primera infección.

¿Cuándo puede reactivarse?

El virus del herpes labial se reactiva en determinadas situaciones favorables, dando lugar a las manifestaciones típicas de la enfermedad. Por ejemplo, los periodos de estrés intenso o de sobreesfuerzo, las bajadas del sistema inmunitario, los momentos particulares del ciclo menstrual, los episodios de fiebre o la exposición intensa a la luz solar pueden actuar como «desencadenantes».

En tales circunstancias, el virus abandona los ganglios nerviosos y se desplaza por el camino que siguió en el momento de la infección. Así, llega al final de las terminaciones nerviosas, generalmente en los labios. Con menor frecuencia, las lesiones herpéticas pueden formarse en la nariz, la barbilla, las mejillas o el paladar.

En algunos casos, tras la primera infección, el virus del herpes labial puede permanecer en silencio incluso de por vida.

¿Cómo se transmite?

El virus responsable del herpes labial se transmite fácilmente por contacto directo con la boca o la saliva de una persona infectada, normalmente a través de un beso. Por lo general, la primera infección suele producirse durante la infancia, sin darse cuenta, en forma de, por ejemplo, una simple estomatitis.

La infección también puede producirse de forma indirecta, utilizando objetos contaminados como vasos, cubiertos, barras de labios, cuchillas de afeitar y toallas.

No solo eso: en el mismo sujeto, el virus del herpes labial, con una especie de autoinoculación, también puede transmitirse a otras partes del cuerpo. Por lo tanto, durante un episodio de herpes labial, hay que tener mucho cuidado de no llevar las manos de la boca a los ojos. De lo contrario, el virus podría causar queratitis herpética, una complicación ocular muy grave que puede incluso provocar ceguera.

Síntomas

La infección primaria por VHS-1 suele ser asintomática, la mayoría de los adultos son, de hecho, portadores de anticuerpos sin haber tenido ningún episodio manifiesto de la enfermedad; en los casos sintomáticos, la infección presenta varias formas clínicas posibles, aunque la más común es, sin duda, la aparición de ampollas dolorosas cerca de los labios.

Las fases clave del herpes labial recurrente son esencialmente cuatro.

  1. Fase prodrómica, en la que el sujeto puede experimentar síntomas específicos como hormigueo, picor, ardor y dolor. Esta fase dura de unas horas a un día y uno ya es potencialmente infeccioso, aunque todavía no se hayan formado vesículas. Reconocer estos síntomas anticipatorios es de gran ayuda, ya que la aplicación de preparados antivirales tópicos reduce la extensión de las lesiones cutáneas.
  2. Fase de vesículas, que pueden llegar a tener un tamaño de 2 a 5 mm y están llenas de líquido amarillento.
  3. Fase ulcerosa, en la que las pústulas revientan y se fusionan para formar una única y gran úlcera gris y dolorosa. El líquido que se filtra sigue siendo muy contagioso.
  4. Fase de costra dura, en la que la costra blanda que ya se ha formado se endurece progresivamente y adquiere un color rojo oscuro. En esta fase el sujeto puede quejarse de picor y dolor debido al sangrado de la costra. En este punto el sujeto ya no es contagioso.

Por lo general, la evolución se completa en 7-10 días sin tratamiento, sin dejar cicatrices.

La frecuencia de aparición y la gravedad de los síntomas varían significativamente de un paciente a otro, pero la tendencia general es una reducción del número de episodios y de la gravedad a medida que pasan los años.

Tratamiento

Es posible obtener alivio con la aplicación de cremas de óxido de zinc, pero el tratamiento más eficaz para este tipo de infección es un agente antiviral capaz de bloquear la multiplicación del virus, ayudando a acortar el tiempo de curación. Los dos fármacos más utilizados son el aciclovir y el penciclovir.

El aciclovir ha demostrado ser eficaz cuando se aplica en la fase prodrómica, mientras que lo es mucho menos cuando se utiliza solo en la fase vesicular. La aplicación de una capa de crema cada 4 horas (excluyendo la noche) durante al menos 5 días, hasta un máximo de 10, es de suma importancia para una terapia adecuada.

El penciclovir proporciona resultados satisfactorios, independientemente del estadio de desarrollo de la lesión herpética. La aplicación tópica de penciclovir también es capaz de aliviar el dolor y la crema debe aplicarse en la zona infectada cada 2 horas durante 4 días consecutivos.

Se recomienda lavarse bien las manos después de cada aplicación tópica.

Si las recidivas herpéticas son frecuentes, es aconsejable recurrir a la administración de un antiviral sistémico por consejo médico.

Prevención del herpes

Desde un punto de vista general, para prevenir el contagio por el virus es necesario evitar el contacto estrecho (besos, relaciones sexuales, intercambio de cubiertos y otros objetos, …) con personas infectadas; desgraciadamente, a menudo esto no es suficiente o, incluso más a menudo, el contagio se remonta a la infancia.

Hasta la fecha, no existe ninguna vacuna para el herpes simple.

Tras el contagio, es posible actuar sobre algunos de los factores que parecen favorecer la aparición de los síntomas, por lo que es aconsejable:

  • Mantener un estilo de vida saludable para mantener el sistema inmunológico fuerte.
  • Hacer lo que se pueda para reducir y gestionar el estrés.
  • Protegerse del sol y del viento.

Evitar estos desencadenantes suele prevenir o disminuir la gravedad del herpes labial, aunque en los casos graves puede ser necesario recurrir a tratamientos periódicos con medicamentos antivirales orales.

Es de suma importancia lavarse las manos con frecuencia durante los brotes herpéticos para reducir el riesgo de autocontagio y de transmisión del herpes simple a otras personas.

Más información y referencias

Guía de salud bucodental
Guía de ayuda

Guía de salud bucodental

Consultar

Preguntas frecuentes

El herpes labial es una enfermedad infecciosa causada por el virus del herpes simple (VHS), del que existen dos tipos. El tipo 1 es el que más comúnmente afecta a los labios; el tipo 2, en cambio, es el principal responsable del herpes genital.

Si el herpes labial no se trata, suele durar entre 7 y 10 días, pero puede persistir hasta dos semanas. Aunque no existe una cura para el herpes labial, es posible controlar el dolor, disminuir su gravedad y acelerar el proceso de curación.

El diagnóstico es clínico; la confirmación de laboratorio puede obtenerse mediante pruebas de cultivo, PCR (Polymerase Chain Reaction o Reacción en Cadena de la Polimerasa), inmunofluorescencia directa o pruebas serológicas.



Encuentra tu farmacia KIN más próxima

En nuestro blog...

¿Quieres formar parte de la Familia KIN?

Accede a contenidos exclusivos.