¿Por qué salen las llagas?

llagas bucales

Al igual que la piel del resto del cuerpo, en la mucosa bucal también se pueden producir diferentes heridas. Conocidas como llagas bucales o aftas, estas se presentan en el interior de las mejillas, las encías, el paladar, los labios, e incluso en la lengua, provocando dolor y molestias en la mayoría de los pacientes.

Según su causa y su localización, el tratamiento para combatirlas será diferente, previniendo su reaparición a través del correcto cuidado de la mucosa de la boca.

Tanto si se trata de una dolencia recurrente como si te enfrentas a ellas de manera puntual, descubre los motivos por los que aparecen los principales tipos de llagas, y cómo tratarlas correctamente a través de estos prácticos consejos.

¿Qué es un afta o llaga bucal?

Un afta o llaga bucal es un tipo de lesión que se produce en el interior de la mucosa oral. Suele ser una herida pequeña, ya que su tamaño no supera los 10 mm en la mayoría de los casos.

Estas heridas aparecen en la zona interna de las mejillas, la lengua, el paladar o las encías, presentando un color blanquecino que resalta sobre el tono rojizo de la mucosa.

Por lo general curan por sí mismas en un plazo de entre 1 y 2 semanas. Sin embargo, en algunos casos es necesario aplicar un tratamiento específico, sobre todo cuando aparece más de una herida, o si no remiten con el tiempo. Si fuese tu caso, te recomendamos consultarlo con tu dentista de confianza.

Tipos de aftas bucales

Existen tres formas clínicas de aparición que iremos describiendo una a una:

Aftas menores: son las más comunes entre el 75% y 85% de los casos. Son pequeñas úlceras bucales de 5 a 10 mm redondas u ovaladas delimitadas y no dolorosas rodeadas por un halo eritematoso y poco profundas.

  • Aftas mayores: también denominada afta crónico habitual o simple recidivante. Son redondeadas u ovaladas, de mayor tamaño, que excede de 1 cm. con márgenes claramente delimitados pero irregulares. La ulceración es más profunda, el dolor muy intenso y suelen aparecer 1 o 2 al mismo tiempo. Aparecen en mucosa labial, paladar blando e istmo de las fauces. La cicatrización es más larga, puede durar semanas o meses. A veces el proceso inicial se acompaña con fiebre, disfagia y malestar general (24). (Figura 3).
  • Estomatitis aftosa herpetiforme: este tipo constituye sólo el 5-10% de los casos. Aparecen múltiples (de 5 a 100) úlceras pequeñas (1-3 mm), redondas y dolorosas agrupadas en racimos similares a las úlceras del herpes simple y localizadas en cualquier parte de la cavidad oral.

¿Por qué salen las llagas bucales?

La causa aún sigue siendo desconocida. De origen multifactorial, se relaciona con la base genética y antecedentes familiares y otros de los factores predisponentes pueden ser, traumatismo, el estrés, determinados alimentos, desequilibrio hormonal y el tabaco.

Las aftas bucales son frecuentes sobre todo en niños, aunque también en adultos cuyo sistema inmune está debilitado. Entre los motivos más comunes de la aparición de llagas en la boca destacan los siguientes:

Traumatismos en la mucosa bucal

Las pequeñas lesiones ocasionadas por objetos punzantes, golpes o mordeduras en el interior de la boca suelen ser las causas más comunes de llagas. El roce de los aparatos de ortodoncia o de prótesis dentales sin adaptación, también puede producir heridas que desembocan en aftas.

Factores inmunológicos

Son numerosas las hipótesis que han sido arrojadas relacionando el sistema inmune con las aftas. Por un lado, autores defienden la existencia de niveles aumentados de inmunoglobulinas como la IgG, IgA e IgE; otros hablan de una posible reactividad cruzada de antígenos de la mucosa oral y antígenos bacterianos.

Infecciones

Infecciones virales como el herpes, la gripe, e incluso enfermedades bacterianas como la amigdalitis, se manifiestan con síntomas comunes como pueden ser la fiebre, el dolor e inflamación de los tejidos de la garganta y la boca. En muchos casos, junto a estos síntomas, aparecen llagas bucales relacionadas.

Estrés

El estrés puede afectar negativamente de muchas maneras, ya que puede provocar cambios hormonales y afectar la salud general. Además, sus posibles efectos sobre el sistema, inmunitario, son una posible causa relacionada a la aparición de aftas.  

Déficit de vitaminas

De la misma forma, se ha relacionado la aparición de aftas bucales a factores alimentarios y carencias nutricionales. Según estudio científico, la falta de ácido fólico, vitamina B12, vitamina A, E y C han sido asociadas con episodios de aftas. Y afirma que, además, se han observado mejorías clínicas en pacientes con aftas recurrentes al excluir determinados alimentos de su dieta.

Llagas en la boca como posible síntoma del coronavirus

Un síntoma común que se ha observado en pacientes de la COVID-19 son las llagas en la mucosa bucal. La infección por coronavirus podría dejar secuelas entre las que destacan las lesiones intraorales, las cuáles remiten por sí mismas algunos días después de pasar la enfermedad.

Estas lesiones orales podrían estar estrechamente relacionadas con la infección por SARS-CoV-2, o bien, producirse por el estrés vivido por los propios pacientes. Para descubrir su procedencia concreta se están llevando a cabo algunos estudios científicos, analizando este y otros síntomas recurrentes en muchos de los infectados.

¿Cómo tratar y prevenir las llagas bucales?

Es importante consultar al dentista si se padece de llagas orales recurrentes, el sabrá aconsejarte.

Para ocasiones puntuales, existen algunos productos específicos de venta en farmacias que alivian el dolor asociado a las lesiones orales. La línea KIN CARE hidrata, tonifica y protege el tejido epitelial de la cavidad oral. El gel bucal KIN CARE con ácido hialurónico y aloe vera se aplica directamente sobre la llaga, formando una película protectora y permitiendo un efecto localizado y duradero.

BIBLIOGRAFÍA

PRODUCTOS RECOMENDADOS
KinCare Tubo 15ml
KIN CARE Gel bucal
Ver producto
KINCare Enjuague 250ml
KIN CARE Enjuague bucal
Ver producto
llagas bucales
Descubre nuestra

Leer más