¿Para qué sirven los retenedores de ortodoncia?

¿Qué son los retenedores de ortodoncia?

Al finalizar un tratamiento de ortodoncia para la corrección de la colocación de las piezas dentales, es común el uso de los retenedores. Tras el tratamiento activo, llega la fase de retención, en la que los retenedores de ortodoncia están diseñados para mantener los dientes en la posición correcta hasta que los huesos y encías se adapten al nuevo cambio. 

Los retenedores son piezas que se colocan de manera temporal. Sin embargo, el tratamiento en cada paciente puede tener una duración más o menos prolongada según sus necesidades. 

¿Cuál es la función principal de los retenedores de ortodoncia? ¿Cuánto tiempo se deben usar? ¿Y qué cuidados necesitan? Te contamos todos los detalles para que puedas cuidar de tu salud bucodental a lo largo de todo el proceso de ortodoncia. 

¿Qué son los retenedores de ortodoncia?

Gracias al tratamiento de ortodoncia, es posible conseguir la sonrisa perfecta del paciente a través de un proceso de alineación de las piezas dentales. Al terminar, comienza otra etapa muy importante: la fase de retención. 

Los retenedores de ortodoncia son un tipo de aparato que se coloca al terminar la fase activa del proceso ortodóntico. Estos consiguen que las piezas dentales no se vuelvan a desplazar hasta su posición inicial. 

De esta manera se consigue evitar que un paciente tenga que volver a someterse a un segundo tratamiento de ortodoncia porque sus dientes se han movido al no seguir correctamente la fase de retención. 

¿Cómo son los retenedores de ortodoncia?

A diferencia de los aparatos de ortodoncia, los retenedores son piezas más sencillas que pueden colocarse de manera fija o ser completamente removibles. 

Son mucho más discretos y cómodos, y es recomendable usarlos el tiempo indicado para asegurar un total éxito en la recolocación de los dientes para mejorar la funcionalidad de la boca y mejorar su estética. 

Los retenedores se suelen colocar el mismo día en que se retira al aparato de ortodoncia. No obstante, hay opción de colocarlos más adelante si en posteriores revisiones se observan movimientos o cambios dentales significativos. 

Función de los retenedores de ortodoncia

La función de un retenedor de ortodoncia es evitar que una sonrisa perfectamente alineada vuelva a su estado inicial previo al tratamiento. 

Al retirar los aparatos de ortodoncia, es habitual que los dientes intenten volver a su posición natural. Es aquí cuando intervienen los retenedores, que estabilizan las piezas dentales para mantenerlas en su nueva posición. 

¿Qué podría pasar si no se colocan los retenedores dentales? Existe un alto riesgo de que se pierda la alineación y regulación de los dientes lograda durante la ortodoncia. Por lo que es importante realizar un tratamiento completo logrando que la posición de los dientes se asiente correctamente incluso después de los brackets. 

Tipos de retenedores de ortodoncia

En la actualidad existen diferentes aparatos de retención para ortodoncia. Estos se pueden dividir en dos amplios grupos entre los que destacan los retenedores fijos y los removibles: 

Retenedores fijos

Los retenedores de ortodoncia fijos son unas láminas estabilizadoras hechas de metal, fibra de vidrio y otros materiales, colocadas en la parte interior de los dientes. No se ven. 

Según las necesidades de cada paciente, pueden tener un mayor o menor tamaño, colocadas tanto en la parte superior como inferior, de colmillo a colmillo o entre los maxilares. 

Ofrecen la ventaja de que una vez colocadas, el paciente no tiene que preocuparse por su mantenimiento. Sin embargo, precisan de revisiones frecuentes por parte del ortodoncista para comprobar una correcta adhesión al diente. 

Retenedores removibles

Cada vez son más los pacientes que optan por los retenedores de ortodoncia removibles. Consisten en unas férulas transparentes hechas a medida, que se colocan en toda la arcada donde se ha aplicado el tratamiento de ortodoncia, ya sea en la parte superior, inferior, o ambas. 

Al principio del tratamiento es conveniente llevarlas el máximo tiempo posible, retirándolas solo para comer o para su limpieza diaria. Pero pasadas unas semanas o meses, el tiempo de colocación se puede espaciar, llevándolas solo por la noche. Si bien al principio pueden ser un poco incómodas de llevar, son altamente efectivas, y acortan considerablemente el tiempo de la fase de retención. 

Aunque son parecidos a los alineadores invisibles, su función es algo diferente. Eso sí, su mantenimiento y cuidado es muy similar, y deben limpiarse correctamente para evitar que una mala higienización influya de manera negativa en la salud bucodental. 

¿Son necesarios los retenedores?

Hoy en día se ha comprobado que, en la mayoría de los pacientes, el uso de retenedores es recomendable, e incluso imprescindible para lograr los mejores resultados tras un tratamiento de ortodoncia. Ya que suponen una fase más del proceso, de mayor o menor duración en cada paciente. 

Descubre nuestros productos de ortodoncia

Facilita el cuidado oral durante el tratamiento de ortodoncia.

Ver productos
ORTODONCIA

Asegurar una buena retención de los dientes, ya sea a través de aparatos fijos o removibles, consolida que los resultados ortodónticos sean lo más óptimos posible. Así que sí, en muchos casos los retenedores de ortodoncia son muy necesarios. 

¿Cuánto tiempo se usan los retenedores?

No existe un tiempo mínimo o máximo para llevar este tipo de aparatos dentales. El tratamiento puede prolongarse más o menos en cada persona. 

Como ya hemos visto, la función de los retenedores de ortodoncia es evitar que las piezas dentales vuelvan a moverse. Por lo que el ortodoncista será quien determine en qué momento se ha logrado una buena estabilización de las estructuras de la encía y el hueso mandibular, sin riesgo a que haya nuevos desplazamientos. 

En algunos casos, los retenedores se pueden mantener durante un largo tiempo o para siempre si el paciente lo desea. Cuando la higiene bucodental es la adecuada, no hay ningún problema para mantener los retenedores fijos como parte de la estructura de la boca, manteniendo la sonrisa en su posición correcta de manera permanente. 

Cómo limpiar los retenedores de ortodoncia

La limpieza de los retenedores de ortodoncia se realiza dentro de la rutina de higiene dental habitual. Cada vez que te laves los dientes tras una comida, y sobre todo antes de ir a dormir, es importante limpiar correctamente los retenedores. 

El proceso de higienización será diferente en los retenedores fijos o removibles. Concretamente los retenedores removibles se limpian por separado, retirándolos de la boca para cepillarlos y enjuagarlos correctamente. 

En el caso de los retenedores fijos, es importante saber que en el punto exacto donde se insertan los alambres en los dientes existe un alto riesgo de formación de biofilm bacteriano. Hay que incidir en esta zona durante el cepillado dental para asegurar la completa eliminación de bacterias y restos de alimentos. 

Sigue siempre las instrucciones dadas por el ortodoncista para limpiar los retenedores de ortodoncia correctamente. Durante las revisiones periódicas, un profesional puede detectar más fácilmente si existe algún fallo en el cepillado y mantenimiento de la salud general de la boca. 

BIBLIOGRAFÍA

¿Quieres formar parte de la Familia KIN?

Accede a contenidos exclusivos.

PRODUCTOS RECOMENDADOS
KIN Orthonet
Ver producto
guía de ortodoncia
Descubre nuestra Guía de Ortodoncia

Leer más