Muelas del juicio: todo lo que debes saber

qué son las muelas del juicio y problemas asociados

Unas de las últimas piezas dentales que erupcionan en la etapa adulta son las muelas del juicio. Estas suelen asociarse con dolor y con diferentes problemas bucodentales, por lo que es habitual que al pensar en ellas sintamos preocupación.

Sin embargo, hay muchos falsos mitos alrededor de las muelas del juicio. Muchas veces no tenemos toda la información necesaria para hacer un buen cuidado y mantenimiento de estas.

¿Tú también quieres conocer más sobre las muelas cordales y todas las verdades acerca de ellas? Resolvemos las principales dudas y desmentimos las creencias que no son del todo ciertas.

¿Qué son las muelas del juicio?

También conocidas como cordales, son las 4 piezas dentales que salen en la parte posterior de la boca, justo detrás de los segundos molares. Por este motivo se suelen llamar coloquialmente ‘terceros molares’.

Estas muelas son siempre las últimas en erupcionar en la encía, y lo suelen hacer en la etapa adulta joven. En algunas personas pueden aparecer antes, mientras que en otros no llegan a salir nunca.

Según salgan las muelas del juicio o no, el número total de dientes en una persona adulta puede variar. Mientras que una dentición definitiva suele contar con 32 dientes en total, hay casos en los que no salen, o solo aparecen algunas de ellas, pero no todas.

¿Cuál es su función?

Cada vez hay más personas que no llegan a desarrollar los terceros molares en su totalidad. Esto se debe a la evolución genética, ya que en la actualidad no tienen una función concreta en el cuerpo humano.

Los cordales eran muelas muy útiles para nuestros antepasados, cuando el tamaño de la boca era mayor y existía más espacio para albergar más piezas dentales. Ayudando al consumo de ciertos alimentos, las muelas del juicio aumentan la superficie de masticación, con un tamaño incluso mayor que el de los primeros y segundos molares.

¿Cuándo salen?

No existe una edad concreta en la que empiecen a salir. Por lo general ocurre en la etapa adulta, a partir de los 17 a 25 años.

Una vez que se produce la erupción del primer cordal, las encías y las arcadas dentales se preparan para las siguientes. Esto puede llevar a una recolocación de las piezas dentales, que a veces produce cambios importantes en la forma de la boca.

Síntomas de su salida

¿Cómo puedo saber si me están saliendo las muelas del juicio? Lo cierto es que no siempre presentan una sintomatología concreta en todos los pacientes. Esta suele comenzar con un intenso dolor en la zona de la mandíbula, que va evolucionando a medida que la muela sale.

La encía se puede inflamar, y a veces el dolor se extiende a por parte del rostro hacia el ojo o el oído. En determinados momentos la salida de los cordales puede ir acompañada de fiebre y dolor de cabeza, aunque son síntomas pasajeros.

¿Hay que retirarlas?

Si este tipo de muelas salen sanas y correctamente alineadas, no es necesario retirarlas. Hay algunos casos en los que los síntomas son tan molestos que resulta recomendable acudir al dentista para hacer una revisión.

Cuando los cordales no crecen el vertical, si no que salen torcidos o inclinados empujando al resto de piezas dentales, el dentista puede considerar retirarlas. También se suelen quitar las muelas del juicio si no hay espacio suficiente para que se alojen en la mandíbula, o si durante su crecimiento se produce alguna complicación.

Principales problemas asociados

La falta de espacio por su nacimiento puede comprometer la salud y la correcta colocación de la cavidad oral.

No siempre es necesario extraerlas, pero hay algunos motivos que pueden llevar a tomar la decisión por parte del experto tras hacer una revisión completa.

Apiñamiento de los dientes

La falta de espacio en la boca hace que estas muelas empujen a los dientes más cercanos, provocando su desplazamiento. Los dientes pueden llegar a apiñarse, dificultando una correcta higiene bucal al no poder acceder a determinados huecos de la boca.

Muelas del juicio incluidas

Se conoce como muelas del juicio incluidas cuando estas no llegan a salir al exterior. Quedan cubiertas por tejido blando de la encía, total o parcialmente. En algunos pacientes se forman quistes, que con el paso del tiempo se inflaman y es necesario intervenir.

Caries

Otro de los problemas muy comunes asociados es la formación de caries. Si no ha erupcionado por completo, es más fácil que queden restos de comida entre la encía y la pieza dental, provocando con el tiempo una caries por acción de las bacterias bucodentales.

¿Cómo es la extracción de las muelas del juicio?

La extracción de los cordales se realiza bajo anestesia local por un especialista. Según las necesidades de cada paciente, el profesional encargado de la operación puede ser un odontólogo especializado en cirugía o un médico cirujano maxilofacial.

Las muelas se extraen únicamente si presentan algún tipo de problema. Es una cirugía sencilla que se practica de manera frecuente, en la que a veces hay que remover parte del hueso para separar la raíz y extraer la muela completa.

El postoperatorio cursa con molestias durante algunos días, entre las que destacan la inflamación, sangrado y un dolor soportable. Es necesario seguir las recomendaciones dadas por el especialista para conseguir una rápida recuperación del paciente tras la operación de las muelas del juicio.

BIBLIOGRAFÍA

PRODUCTOS RECOMENDADOS
Guía de salud bucodental
Descubre nuestra Guía de salud bucodental

Una correcta salud bucodental asegura una mayor calidad de vida y una mejor conservación de las piezas dentales. En esta guía de lectura te damos algunas pistas para conocer los consejos y recomendaciones de los especialistas, así como los principales problemas derivados de los malos hábitos alimenticios y en la limpieza y cuidado de la boca. 

Leer más