Uso del chupete en bebés con dientes

chupetes con dientes

El chupete es uno de los accesorios para bebés más utilizados durante los primeros años de vida del pequeño. Hay padres que no pueden vivir sin él, y otros que están totalmente en contra de su uso. A pesar de la mala fama que ha adquirido en los últimos años, el uso del chupete en bebés con dientes no tiene por qué desarrollar ningún efecto negativo en los pequeños.

Saber retirar a tiempo el chupete al bebé permite que la dentición se desarrolle correctamente. Pero ¿qué pasa si un niño lleva chupete más tiempo del debido? ¿Cuáles son los perjuicios asociados? Analizamos todos los detalles.

Recomendaciones para el uso del chupete en bebés con dientes

Hasta aproximadamente los 2 años de edad, el chupete usado correctamente resulta muy útil para los padres y los bebés. Ayuda a los pequeños a relajarse, a dormir mejor y mantener un sueño constante durante la noche, y también participa en el correcto desarrollo del reflejo de succión para alimentarse.

El chupete no interfiere en el desarrollo del paladar y los dientes si su uso no es excesivo ni prolongado. Los odontopediatras y ortodoncistas hacen una serie de recomendaciones para una utilización más saludable del chupete:

  • Limitar el uso del chupete a 18-36 meses de edad, su uso prolongado puede dar lugar a maloclusiones.
  • Favorecer el uso del chupete frente a la succión del dedo.
  • No usar el chupete para retrasar la hora de la comida.
  • No mojar el chupete con ningún alimento o bebida dulce, para no exponer los dientes del bebé a la acción de las bacterias del biofilm dental.
  • Evitar limpiar el chupete con la boca de ningún adulto para no hacer contaminación cruzada de microorganismos.
  • Disponer de diferentes chupetes e ir cambiándolos con frecuencia, para evitar que el niño se encariñe y resulte más fácil su retirada.

¿El chupete perjudica a los dientes del bebé?

Según un estudio científico, cuando el chupete se utiliza hasta una edad adecuada puede ser incluso ventajoso para los bebés. Este accesorio es el sustitutivo ideal al dedo en la necesidad esencial que tienen los bebés de chupar entre toma y toma.

La retirada del chupete resulta mucho más fácil que corregir a un bebé la costumbre de chuparse el dedo. Su correcto empleo por parte de los padres y los niños favorece un buen desarrollo físico y mental de los pequeños, sin ninguna consecuencia negativa remarcable.

¿Qué consecuencias negativas tiene el uso prolongado de chupetes?

No obstante, cuando el chupete no se deja de usar en la edad adecuada, este podría estar asociado a diferentes alteraciones en la boca del bebé. Teniendo en cuenta la posición de los dientes, la lengua, y el uso de los músculos faciales que intervienen en la acción de succionar, hay determinados efectos negativos a considerar.

Entre las principales alteraciones en la boca del bebé provocadas por el chupete destacan las siguientes:

Mordida abierta

Se conoce como mordida abierta a la falta de contacto entre los incisivos superiores e inferiores cuando la boca está cerrada. Debido al uso del chupete, los incisivos superiores quedan desplazados hacia delante, mientras que los inferiores se desarrollan hacia dentro.

Deformaciones

La forma del paladar y las arcadas dentarias también pueden verse afectadas. Esto se debe a la posición de los músculos de la boca por el reflejo de succión constante en una etapa de desarrollo acelerada como son los primeros años de vida del bebé.

‘Dientes de conejo’

Conocido como ‘dientes de conejo’, el resalte de los dientes frontales superiores es un rasgo común en los niños que han usado el chupete de manera prolongada o que siguen succionando el pulgar. Además de un problema estético, esta característica podría estar asociada a problemas en el habla, respiratorios, o afectar a la hora de comer.

¿Cuándo retirar el chupete para evitar problemas bucodentales?

Según las recomendaciones de los expertos en odontología pediátrica, el chupete debe desaparecer antes de los 3 años de edad. La edad ideal para empezar a retirarlo sería entre los 2 y 3 años. Nunca más tarde de los 4 años.

Es en esta etapa de desarrollo del bebé cuando las piezas dentales que se hayan podido ver afectadas por el uso del chupete vuelven a su lugar. Tanto o más importante que dejar el chupete es conseguir que el bebé prescinda de cualquier objeto que necesite tener introducido en la boca para dormir, incluido el pulgar.

BIBLIOGRAFÍA

PRODUCTOS RECOMENDADOS
Cepillo Infantil KIN
Cepillo KIN Infantil
Ver producto
FluorKIN Calcio 500ml
FLUORKIN CALCIUM Enjuague bucal
Ver producto
FluorKin Calcium 75ml
FLUORKIN CALCIUM Pasta dentífrica
Ver producto
guía de higiene bucal infantil
Descubre nuestra Guía de higiene bucal infantil

Leer más