Los efectos nocivos del tabaquismo en la salud general son bien conocidos: elevado riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, problemas respiratorios, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Pero es posible que no sepas cómo afecta el tabaco en tu salud bucodental y lo que dificulta su tratamiento.

Cómo afecta el tabaco en la salud bucodental

Estamos acostumbrados a relacionar el tabaquismo con los problemas respiratorios. Sin embargo, son muchos los daños que provoca el tabaco en la salud bucodental.

  • Los dientes se desgastan más rápido. Los cigarrillos, el tabaco de mascar, los habanos y las hojas de tabaco sin procesar empleadas como envoltorio para los cigarros contienen pequeñas partículas que resultan muy abrasivas para los dientes. Además, al mezclarse con la saliva, se crea una pasta que desgasta los dientes con el paso del tiempo.
  • Menos opciones de tratamiento dental. El daño producido a la boca por fumar conlleva, entre otras complicaciones, un flujo sanguíneo reducido, un aumento de bacterias e inflamación. Estos problemas pueden producir la pérdida dentaria y, además, dificultar el reemplazo de las piezas dentales perdidas. Por ejemplo, los implantes y los puentes fijos podrían no ser una opción viable para la reparación del daño, debido a que los dientes circundantes pueden haberse debilitado por infección o caries y no ser lo suficientemente fuertes para soportar estos procedimientos.
  • La enfermedad de las encías es más difícil de tratar. El tabaco reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones. Si se es fumador y se somete a un tratamiento para las diferentes enfermedades de las encías, podría resultar mucho más complicado afrontar el problema. Fumar también reduce el diámetro de los vasos sanguíneos, disminuye el riego de sangre y retrasa la curación del tejido de las encías después de una cirugía oral o de una lesión.
  • Más probabilidades de enfermar. El tabaco reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones, incluso en la boca y las encías. Una infección simple puede conducir a algo mucho peor, como la sepsis (infección generalizada producida por la presencia en la sangre de microorganismos patógenos o de sus toxinas).
  • Mayor riesgo de problemas. Los fumadores tienen el doble de probabilidades de desarrollar enfermedad de las encías que los no fumadores.

Otros posibles impactos del tabaquismo en la salud oral

El tabaco en la salud bucodental es, sin duda, un mal hábito que contribuye a disminuir nuestra calidad de vida. Para muchas personas el mal aliento es solo el comienzo de una lista de problemas bucodentales.

Entre los posibles impactos del tabaco en la salud bucodental se encuentran los siguientes:

  • Dientes y lengua manchados.
  • Disminución del sentido del gusto y el olfato.
  • Halitosis.
  • Curación lenta después de una extracción dental u otra cirugía.
  • Dificultades para corregir problemas dentales estéticos.
  • Enfermedades de las encías.
  • Cáncer oral.

Dejar de fumar es la única forma de disminuir el riesgo de estos y otros problemas de salud asociados al tabaquismo. La calidad adictiva de la nicotina que se encuentra en los cigarrillos puede hacer que esto resulte especialmente difícil.

No obstante, para superar este escollo, es importante contar con un plan estratégico y una red de apoyo. Estas personas ayudarán al fumador a cumplir con su objetivo de dejar de fumar.

Escribe tus razones para abandonar el tabaco. Haz ejercicio, mastica chicles sin azúcar y mantente ocupado. Estos consejos pueden ayudarte a mantenerte alejado del tabaco.

Consulta con tu dentista sobre qué productos podrían ayudarte en tu esfuerzo por dejar esta adicción. Tener en mente las consecuencias del tabaco en la salud bucodental puede resultar una gran motivación.

Y no te olvides nunca de cuidar tu salud bucodental con mayor atención. Hay que utilizar un buen cepillo, una pasta con flúor y un enjuague bucal adecuado como los que te ofrecemos desde Kin para ayudarte en tu lucha contra el tabaco.

Síguenos: Facebook, Twitter, Linkedin o Instagram.