Afecciones bucodentales

Quiste periapical

El quiste periapical representa aproximadamente dos tercios de los quistes dentales diagnosticados.

Se localiza con mayor frecuencia en la zona anterior de la mandíbula y, en la mayoría de los casos, es completamente asintomático. Su tamaño varía de 5 mm a algunos centímetros: por término medio, es inferior a 1,5 cm.

Los quistes periapicales están causados por la necrosis de la pulpa dental. Significa que el tejido blando situado debajo de la capa más dura y resistente del diente pierde su vitalidad, reduciendo el suministro de sangre, oxígeno y nutrientes. Esta afección puede generar un quiste en el ápice de la raíz, el extremo del diente dentro de la encía.

¿Qué es el quiste periapical?

También llamado quiste radicular es sin duda el quiste más común en los dientes. Los quistes periapicales suelen desarrollarse como resultado de una serie de enfermedades infecciosas que afectan a los tejidos internos del diente. Cuando no se trata a tiempo, puede crecer significativamente hasta el punto de causar incluso daños muy graves en el hueso.

Si el quiste radicular aún no es extenso, se puede tratar la pieza con una endodoncia. En algunos casos, el dentista tendrá que proceder a la extirpación quirúrgica del quiste radicular o, en los casos más graves, a la extracción del diente.

Muy a menudo, el quiste radicular se presenta de forma casi totalmente asintomática y solo un examen radiográfico podrá diagnosticarlo correctamente. Sin embargo, el quiste radicular maxilar puede tratarse de forma segura, por lo que es mejor reservar revisiones periódicas en las consultas dentales.

Causas

Hay varias circunstancias que pueden conducir a un quiste periapical:

  • Si hay una caries que no ha sido tratada adecuadamente (o no ha sido tratada en absoluto). La caries ataca primero el esmalte del diente, luego la dentina, y poco a poco se extiende por el interior del diente, hasta la raíz. Es entonces cuando se forma el quiste. En este caso, el paciente suele experimentar un dolor intenso.
  • Después de una endodoncia. Si se produce un quiste después de una endodoncia, suele significar que el tratamiento radicular asociado no se ha realizado perfectamente. Esta situación puede deberse a que el dentista haya eliminado el nervio dental, pero no haya rellenado correctamente los canales con el material adecuado, dejando pequeños espacios vacíos, que son una puerta abierta para las bacterias.
  • Traumatismos dentales. Como resultado de un impacto en el diente, la raíz puede irse necrosando poco a poco sin que el paciente se dé cuenta, ya que el proceso suele ser indoloro y sin ningún otro síntoma. Una radiografía puede fácilmente revelar la presencia de un quiste.

La lesión apical puede adoptar una forma crónica, cuando, tras una lesión aguda, el agente infeccioso que la causó no ha sido completamente erradicado, o cuando no es lo suficientemente fuerte como para causar una reacción aguda.

Síntomas del quiste periapical

El diagnóstico de un quiste periapical es inicialmente difícil porque no presenta síntomas. Para detectarlo, de hecho, el médico necesitará una radiografía panorámica y/o periapical. El quiste puede crecer con el tiempo y mostrar dolor, inflamación de las encías, hinchazón del labio y halitosis.

Cuando el quiste radicular está en fase aguda presenta síntomas como:

  • Dolor de dientes.
  • Lesión de los tejidos blandos de la cavidad bucal.
  • Pérdida de sangre de las encías.
  • Molestias generales y localizadas en toda la cavidad bucal.
  • Inflamación de las encías.

Si no se trata, puede crear fístulas en el arco dental, causando más dolor.

En los casos más extremos, los síntomas de un quiste en el diente comienzan a afectar también a otras partes de la cara, con:

  • Dolor de ojos.
  • Dolores de cabeza.
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Tratamiento

Los principales tratamientos para eliminar un quiste periapical son:

  • Cirugía.
  • Tratamiento endodóntico.
  • Tratamiento con antibióticos.

La cirugía para eliminar los quistes radiculares es bastante rápida (unos 30 minutos) y se realiza con anestesia local. El procedimiento no es doloroso y primero se realiza un drenaje para eliminar el líquido seroso del quiste y luego se elimina el epitelio para evitar que el quiste vuelva a formarse. Solo en los casos más graves es necesario extraer el diente.

Después de la cirugía, es importante iniciar un tratamiento con antibióticos y seguir una dieta blanda durante unos días.

Posteriormente, es necesario realizar revisiones periódicas para evitar recidivas.

Hemos mencionado que uno de los síntomas de un quiste periapical es la inflamación de las encías. En este caso, uno de los remedios más eficaces es el gel o enjuague de clorhexidina, conocido por sus propiedades antisépticas y que se puede aplicar directamente sobre la encía.


Encuéntranos en:

En farmacia física:
Puedes comprar nuestros productos en tu farmacia más cercana.
Compra online:
Encuéntranos en tu tienda Online de confianza.

Prevención del quiste periapical

El mejor remedio para evitar la formación de quistes periapicales es, como siempre, la prevención. Una cuidadosa limpieza diaria de la cavidad bucal, de hecho, es fundamental para combatir la aparición de quistes y otras muchas patologías.

Para evitar el desarrollo de un quiste periapical, lo mejor es acudir a consultas periódicas con el dentista, quien podrá atender cualquier problema a tiempo.

En el día a día, es importante mantener una higiene bucal adecuada cepillando los dientes tres veces al día con pastas dentífricas y enjuagues bucales adecuados para cada situación.

También es importante realizar una higiene adecuada del espacio entre los dientes utilizando la seda dental o el cepillo interdental, pues en esta zona suelen acumularse muchos microorganismos que pueden iniciar las enfermedades antes mencionadas.

Más información y referencias

Guía de ayuda

Guía de cuidado de las encías

Consultar

Preguntas frecuentes

Sus causas más comunes son la caries dental mal tratada, traumatismos dentales o tratamientos endodónticos defectuosos.

Aunque a veces puede ser impresionante y molesto, es importante saber que es benigno y no suele producir consecuencias en otras áreas del cuerpo. Su eliminación es inevitable.

A menudo la única solución posible es la cirugía, que se realiza con anestesia local y dura 30 minutos.



Encuentra tu farmacia KIN más próxima

Contenidos que te pueden interesar

¿Quieres formar parte de la Familia KIN?

Accede a contenidos exclusivos.