La boca, dientes y encías resultan esenciales para masticar y tragar. Forman parte de los primeros pasos en el proceso de digestión, por eso la dieta afecta a tu salud dental.

La boca es el punto de contacto inicial del cuerpo con los nutrientes que consumimos. Por ello, todo lo que introducimos en ella afecta no solo a la salud general sino también a los dientes y encías. De hecho, si la nutrición es pobre, los primeros signos de desnutrición pueden aparecer en la boca.

Dieta y salud dental

Las necesidades calóricas y de nutrición de las personas dependen de su edad, sexo, nivel de actividad física y otros factores relativos a la salud. Por norma, toda dieta sana y equilibrada debe incluir:

  • Frutas y verduras. Combinados deben suponer el 50% del aporte nutritivo en cada comida. Diariamente, debe consumirse tres porciones de frutas y dos de verduras.
  • Al menos la mitad de los cereales que se consumen deben ser integrales: avena, pan o arroz integrales.
  • Lácteos. Se recomienda el consumo de productos lácteos bajos en grasa.
  • Proteínas. La ingesta de proteínas recomendada es del 10 al 15%. Resulta más sano optar por fuentes de proteínas magras, como carne de vaca, pollo y pescado sin piel. Además, otras fuentes de proteínas pueden ser huevos, judías, guisantes y legumbres. Ingiere un mínimo de 300 gramos de mariscos a la semana.
  • No deberían superar el 30% de la ingesta calórica. Se debe aumentar el consumo de grasas insaturadas (presentes en el pescado, frutos secos, aceite de oliva) y reducir los alimentos ricos en grasas saturadas (carne roja, la mantequilla, aceite de palma, etc.)
  • Azúcar. El consumo de azúcar libre (azúcares añadidos) debe ser menor del 10% de la ingesta calórica y para mayores beneficios, reducir su consumo a menos del 5%.

Además de la dieta, también es importante mantenerse activo para gozar de buena salud. Los adultos deben realizar al menos dos horas y media de actividad física moderada por semana.

Cómo afecta la dieta a tu salud dental

Los alimentos y bebidas que consumes influyen directamente en tu salud bucodental. La incidencia y el número de caries que padezcas puede verse incrementada dependiendo de los siguientes aspectos:

  • Formato de alimentos. El hecho de que la comida sea líquida, sólida, pegajosa o de difícil disolución marca la diferencia.
  • Frecuencia con la que se ingieren alimentos refinados y bebidas carbonatadas y azucaradas.
  • La composición nutricional de la comida.
  • La combinación y orden en que se ingieren los alimentos.
  • Enfermedades padecidas, como el reflujo gastrointestinal y los trastornos alimenticios, capaces de aumentar el riesgo de caries y debilitar los dientes.

 

Efecto de los picoteos entre horas

Para gozar de una buena salud dental, se recomienda limitar el picoteo entre horas. Desafortunadamente, la mayoría de las personas eligen alimentos dulces que son los que más dañan los dientes al favorecer la aparición de caries.

Si no tienes más remedio que comer algo entre comidas, elige las opciones más nutritivas como queso, yogurt, frutas o frutos secos con bajo contenido en sal. Estos alimentos no solo resultarán beneficiosos para tu salud en general, sino para tener unos dientes y encías sanos.

 

Alimentos que dañan los dientes y encías

Los alimentos con calorías vacías son aquellos que poseen una cantidad importante de energía, pero aportan pocos o ningún nutriente. Podemos incluir dentro de este grupo los caramelos, la bollería, las bebidas carbonatadas, los snacks, el alcohol y las frituras, todos ellos motivo de preocupación dental. Además, dependiendo de la concentración y el tipo de azúcar que contengan, pueden quedarse adheridos a los dientes. En nuestra boca se encuentran bacterias que se alimentan de estos azúcares y liberan ácidos que ayudan a la aparición de la placa dental y las caries.

Las bebidas con azúcares añadidos (refrescos carbonatados, zumos) provocan un baño constante de azúcar sobre los dientes que dispara la posibilidad de padecer caries.

Los alimentos ácidos como los tomates y las frutas cítricas también pueden tener efectos nocivos en el esmalte de los dientes. Por ello, se recomienda comerlos combinados con otros alimentos y nunca solos.

La fruta deshidratada, como las pasas, higos secos, dátiles, etc. debido al proceso de desecación, se vuelve más ácida y resulta pegajosa, por lo que se adhiere a la dentadura. Al consumirla, en combinación con la saliva, daña los dientes incluso después de haberla terminado de comer.

 

Alimentos que benefician la salud bucodental

Alimentos con altas concentraciones de calcio, como los lácteos (el queso, la leche o el yogur natural), las verduras de hoja verde y los frutos secos (las almendras, avellanas…) benefician tu salud dental. También cabe destacar aquellos ricos en fósforo por su alta concentración en proteínas, como la carne de pollo, pavo, el pescado y el huevo. Ambos minerales juegan un papel crítico en la salud bucodental al ayudar a proteger y remineralizar el esmalte dental.

Las frutas y verduras también resultan buenas opciones para gozar de una sonrisa saludable. Son ricas en agua y fibra, lo que equilibra su contenido en azúcares. Además, ayudan a limpiar los dientes de forma natural. Estos alimentos también ayudan a estimular la salivación. A su vez, la saliva minimiza y neutraliza los ácidos y partículas de alimentos en los dientes, protegiéndolos frente a posibles caries. Muchas frutas y verduras contienen vitamina C y A, lo que se traduce en encías sanas.

 

Cómo reducir el riesgo de padecer caries

Una vez que hemos comprendido cómo afecta la dieta a tu salud dental, es importante saber cómo reducir el riesgo de padecer caries. Estos cuatro consejos te mantendrán alejado del dolor de dientes y encías:

  • Cepíllate los dientes tres veces al día durante dos minutos para eliminar los azúcares y las partículas de comida de los dientes.
  • Reduce los picoteos entre horas.
  • Mantén el azúcar alejado de tu dieta. Elige alimentos y bebidas nutritivos y no comas por comer.
  • Incluye en tu dieta productos lácteos, frutas, verduras y agua. Todos ellos juegan un papel fundamental en tu salud bucodental.

No te la juegues. Comas lo que comas, la dieta afecta a tu salud dental. Goza de una sonrisa grande, limpia y sana comiendo bien y con una higiene bucal perfecta con la amplia gama de productos que desde Kin te ofrecemos como la de GingiKIN B5 que te ayudará a eliminar la placa para reducir el riesgo de caries y de posible afección en tus encías.

Síguenos: Facebook, Twitter, Linkedin o Instagram.