El papel del CPC en la disminución del riesgo de contagio de la COVID-19 en la clínica dental

Autor: Rosa María Escolano Alconchel

Presidenta de Hides Catalunya

Summa Cum laude en Higiene Dental

FEHD 5019

CPC contagio COVID-19

Al igual que la mayoría de los profesionales sanitarios, los profesionales de la salud oral estamos expuestos al contagio cuando desarrollamos nuestro trabajo ya que, de acuerdo a diferentes estudios, una de las vías más importantes de entrada de la COVID-19 al organismo es la boca.

Nuestra labor es de las más importantes pues aconsejamos y nos ocupamos de que nuestros pacientes mantengan un buen estado de salud bucodental. Somos conscientes de que, cuanto mayor es el grado de afección en la cavidad oral, mayor es el riesgo de padecer enfermedades pulmonares o sistémicas, entre ellas la temida COVID-19.

Sabemos que el nivel de contagio por las características propias del virus es altísimo, así como las lesiones que produce ya instaurado en nuestro cuerpo.

¿Cómo podemos trabajar con seguridad en la clínica dental?

En el desarrollo de la profesión intervienen dos partes diferenciadas: los profesionales, dentistas e higienistas, y los pacientes. La seguridad a la hora de efectuar el tratamiento ha de ser igual para ambos.

Las barreras físicas de bioseguridad las conocemos bien y las solemos poner en práctica: utilizamos guantes, mascarillas, gafas, gorros, etc. No obstante, no estamos del todo protegidos ya que la evidencia demuestra una elevada cantidad de sanitarios que han sido infectados y han padecido la COVID-19.

Ahora bien, ¿existe alguna barrera adicional que podamos utilizar en el gabinete dental para disminuir este riesgo de contagio?

Sí, son las barreras químicas, entre las que encontramos el uso del cloruro de cetilpiridinio (CPC).

Hemos explicado anteriormente que en el desarrollo de la profesión intervienen dos partes:

1º) El profesional: Durante su jornada de trabajo, el profesional asume un nuevo riesgo de contagio con cada exposición a cada paciente que trata.

2º) El paciente: Queda totalmente desprotegido sin la barrera física de bioseguridad más importante (es decir, la que cubre su boca y nariz), ya que el tratamiento odontológico es incompatible con el uso de mascarillas, pantallas o cualquier protección de la cavidad oral por razones evidentes.

Ante la situación real del día a día de la clínica dental, la mejor prevención es asegurar que ambas partes, profesional y paciente, utilicen todas las barreras posibles. En lo que se refiere a la parte química, el profesional proporcionará al paciente antes de iniciar el tratamiento al que será sometido un enjuague bucal conteniendo CPC. Esta simple acción ayuda a que la carga viral presente en la boca disminuya, con lo que también disminuyen las probabilidades de transmisión de la COVID-19.

El CPC degrada la membrana lipídica que recubre el virus provocando su inactivación, y de esta manera evita que pueda adherirse a los receptores presentes en la cavidad oral.

Es recomendable que el profesional, antes de iniciar su jornada de trabajo, realice el mismo procedimiento: enjuagarse la boca con un colutorio bucal que contenga CPC al 0,05%. Una opción podría ser GingiKIN B5, ya que su efecto permanece de 3 a 5 horas. Se recomienda repetir la misma acción al terminar su jornada.

Debemos considerar que existe un grupo de pacientes asintomáticos, que no presentan signos de la enfermedad, y, sin embargo, son portadores del virus. Estos pacientes son de alto riesgo para la clínica dental por el desconocimiento de que padecen la enfermedad, de ahí la importancia de tratar a todos los pacientes bajo el protocolo más seguro.

El momento más vulnerable de la visita es cuando el paciente debe quitarse la mascarilla para iniciar el tratamiento, por lo tanto, este es el momento indicado para tomar las medidas preventivas oportunas, que debemos asegurar que sean eficaces. Es recomendable que proveamos al paciente de un colutorio que contenga CPC 0,05 %, controlando que se enjuague durante el tiempo citado, y explicándole que ha de llegar a todas las zonas de la boca, indicándole incluso que realice gargarismos si es necesario.

Se ha demostrado en cultivos celulares que el CPC reduce hasta un 99,9% la carga viral.

Ventajas de la utilización del CPC 0,05 % frente al peróxido de hidrógeno y la povidona yodada.

En primer lugar, ¿qué es el cloruro de cetilpiridinio (CPC)? Es un componente antiséptico que se utiliza en diferentes formulaciones y se encuentra en los colutorios de higiene bucodental. Es un derivado del amonio cuaternario, con un efecto germicida.

Existen diferentes ventajas con respecto a la utilización del CPC frente al peróxido de hidrógeno y la povidona yodada:

1º) Durabilidad: El efecto del CPC en la cavidad bucal es más prolongado en el tiempo si lo comparamos con los ingredientes químicos mencionados anteriormente.

2º) Sabor: El CPC es un antiséptico que suele estar presente en los colutorios. Estos enjuagues de por sí están formulados para que el sabor sea agradable.

3º) Tolerancia: El paciente se muestra más receptivo y tolera mejor el tiempo de enjuagado, no precipitando su expulsión de la boca.

4º) Eficacia: En los colutorios, el CPC se combina con otros ingredientes que aportan beneficios y refuerzan su acción, como pueden ser clorhexidina, provitaminas, etc.

5º) Continuidad: Debido al conjunto de ventajas expuestas, es el momento para que tanto odontólogo como higienista establezcan los fundamentos de higiene bucodental en el paciente. Esta es la base en la que se cimentará la continuidad, creando un hábito de conducta en el día a día del paciente. Es decir, que todas estas medidas preventivas y de seguridad que hemos establecido durante el tiempo de consulta vayan más allá de su estancia en la clínica y puedan prolongarse en el hogar y su vida cotidiana.

6º) Confort: Es importante que el paciente, después de realizar el enjuague, sienta una sensación de bienestar. Esto lo motivará a no bajar la guardia en lo que respecta a su higiene bucodental. Es importante dar mayor atención a este aspecto, ya que es un condicionante fundamental en cuanto a prevención con respecto a la COVID-19.

7º) Tolerancia: El CPC es un antiséptico que no presenta efectos secundarios destacables y por ello, se recomienda en su uso diario.

Por lo tanto, podemos decir que, dadas las ventajas que supone el CPC frente a otros componentes químicos, se recomienda su uso como antiséptico en la consulta odontológica.

El papel del odontólogo / higienista con respecto al CPC:

La educación sanitaria nos corresponde a los profesionales. El paciente no es conocedor de las pautas que se han de seguir para la prevención de cualquier enfermedad bucodental, incluyendo todo lo que respecta a la COVID-19.

Para ser capaces de orientar de forma adecuada a los pacientes, es necesario conocer dos conceptos básicos para reducir el riesgo de contagio en la consulta:

¿Cómo se puede contagiar la COVID-19 durante el tratamiento dental?

La saliva es un elemento transmisor de alto riesgo ya que el virus se suele instaurar en las glándulas salivares. De allí que el mayor riesgo de contagio ocurra durante los procedimientos que generan aerosoles, pues el virus es capaz de viajar en las gotículas que se producen, incrementando el riesgo de contagio para el dentista.

¿Cómo actúa el CPC como antiséptico preventivo más eficaz frente a la COVID-19?

¿Qué sucede en la cavidad oral durante el tiempo de enjuagado? El CPC actúa por contacto al reaccionar contra los gérmenes por lo que es conveniente respetar el tiempo que se ha de mantener el colutorio en la boca, durante 30 segundos, y asegurarse de que el enjuague llega a todas las estructuras de la boca (paladar duro y blando, lengua, suelo de la lengua, mucosa yugal, fondo de vestíbulo, tuberosidades, estructuras retromolares, inicio de la garganta, etc.). También es importante compartir con el paciente esta información ya que el conocimiento de la misma hará que siga nuestras recomendaciones.

Existe un grupo de pacientes del cual aún no habíamos hecho mención, que son los que padecen enfermedad periodontal. Este sector de la población se queda muy desprotegido ante la posibilidad del contagio, por la predisposición al sangrado de la misma enfermedad, en caso de que el virus estuviese instalado en la cavidad oral, siendo esta la vía de entrada perfecta al torrente sanguíneo.

En estos casos, el mejor agente químico que podemos ofrecer como coadyuvante a nuestros pacientes es la clorhexidina. KIN Gingival Complex nos da la opción de beneficiarnos con el uso de ambos componentes: clorhexidina al 0,12% y CPC 0,05%. Adicionalmente, el paciente podrá beneficiarse de su efecto tonificante e hidratante sobre mucosas y encías.

El uso en la clínica dental de esta combinación en un mismo colutorio nos da la seguridad de que el paciente no va a sufrir riesgos innecesarios a la hora de realizarle el tratamiento.

La COVID-19 ha generado una serie de emociones negativas sin precedentes en las personas: miedo, angustia, ansiedad, estrés, etc. Sabemos que uno de los factores por el cual el paciente es reticente a acudir a la consulta dental es el miedo. Por lo tanto, en estos momentos de pandemia es importante que tanto el odontólogo como el higienista trasmitan seguridad al paciente frente a estos dos temores: el miedo habitual y el miedo al contagio. Debemos ser capaces de romper esas barreras que le impiden enfrentarse al tratamiento bucodental con seguridad y relajación, y debemos hacerlo con base en nuestro conocimiento y la comunicación de los protocolos utilizados para hacer de la clínica dental un espacio seguro para su atención.

BIBLIOGRAFÍA

PRODUCTOS RECOMENDADOS
Kin Gingival Complex 500ml
KIN GINGIVAL COMPLEX Enjuague bucal
Ver producto
Kin Gingival Complex 75ml
KIN GINGIVAL COMPLEX Pasta dentífrica
Ver producto
GGKB5 COL 500ml
GINGIKIN B5 / KIN B5 Enjuague bucal
Ver producto
Descubre nuestra Guía de higiene bucal durante la COVID-19

¿Sabías que la boca es una de las principales puertas de entrada del coronavirus? ¿Conoces qué problemas de salud bucodental sufren los pacientes COVID? A través de esta completa guía analizamos las medidas de higiene bucal que recomiendan los expertos para prevenir y cuidarnos frente a esta enfermedad de una manera sencilla y efectiva.

Leer más