¿Cómo evitar las complicaciones postquirúrgicas orales más frecuentes en nuestra clínica?

Autor: Vinicius Rabelo

Graduado en Odontología

Servicio de Urgencia Dental de Piracicaba, Brasil

Universidad Federal de Bahía, Brasil

evitar complicaciones postquirúrgicas

Autores: Dr. Vinicius Rabelo y Dr. Eduardo Fregnani

En vista de tantas innovaciones en el campo médico y dental, pacientes con mayor esperanza de vida y pacientes con enfermedades crónicas y polimedicados, saber más es una necesidad. Además, estamos en la era de la Odontología / Medicina basada en la evidencia científica, en la que cada especialista utiliza criterios para la toma de decisiones clínicas a través de un proceso individual de integración de la experiencia clínica, las preferencias del paciente y las pautas producidas por la mejor evidencia científica. 

Evaluar e identificar situaciones

El dentista debe estar preparado para evaluar e identificar situaciones que requieran modificaciones a los procedimientos convencionales. Una anamnesis completa y minuciosa, buscando saber quién es su paciente, saber en qué contexto físico, mental, social y cultural está entrando e identificar sus quejas e inquietudes son fundamentales. El cuestionario debe cubrir todas las afecciones médicas más frecuentes, pero la entrevista es fundamental para explorar posibles falsos positivos, falsos negativos y otra información potencialmente relevante. No reconocer un factor de riesgo para el tratamiento dental y modificarlo de acuerdo con las necesidades observadas es un indicador importante de pérdida de confianza o posible fracaso del tratamiento. 

Alrededor del 25% de los pacientes que buscan tratamiento dental presentan al menos un factor sistémico potencialmente relevante. Dados los avances de la medicina, es notorio un aumento en la supervivencia de pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), como enfermedades cardíacas, cáncer, accidentes cerebrovasculares o prótesis de reemplazo, entre otras. 

Así, la odontología debe buscar la multidisciplinariedad entre diferentes profesiones e interactuar con médicos, fisioterapeutas, fonoaudiólogos, psicólogos, enfermeras, entre otros que atienden a esos pacientes. 

Orígenes para las complicaciones orales postquirúrgicas

Existen diferentes orígenes para las complicaciones orales postquirúrgicas. Podemos mencionar las de origen hematológico, enfermedades de base (diabetes, hipertensión arterial sistémica, síndromes raros, osteoporosis), el uso de drogas ilícitas, infecciones, eventos hemorrágicos y también diferentes aspectos del tratamiento del cáncer, que pueden incluir quimioterapia, radioterapia y uso de fármacos antirresortivos. 

Así, los dentistas deben buscar los siguientes puntos para evitar las complicaciones posquirúrgicas más frecuentes en su rutina clínica: 

  • Prevenir: infecciones, hemorragias, osteonecrosis, osteorradionecrosis.
  • Controlar: dolor, cambios en el proceso de cicatrización, episodios hemorrágicos.
  • Mantener: funciones orales de masticación, deglución y fonética.
  • Manejar: posibles complicaciones orales y sistémicas en pacientes con trastornos de salud. 

Prevención de infecciones posquirúrgicas

Para la prevención de infecciones posquirúrgicas, el uso de profilaxis antibiótica, cuando esté precisamente indicado, debe respetar los requisitos técnicos recomendados por las directrices publicadas en la literatura con el más alto rigor científico. En general, el uso profiláctico de antibióticos en odontología sigue principios relacionados con el estado inmunológico de los individuos a tratar, la presencia de signos sistémicos que indiquen la propagación de la infección y los relacionados con la prevención de la endocarditis infecciosa. Siempre es prudente recordar que el uso profiláctico de antibióticos sigue siendo un tema controvertido en odontología, y debe evaluarse caso por caso, teniendo en cuenta el riesgo y beneficio de su indicación. 

Medidas coadyuvantes

Se pueden implementar otras medidas coadyuvantes, como la indicación del uso de enjuagues bucales a base de digluconato de clorhexidina al 0,12% (KIN Gingival Complex) incluso en el período prequirúrgico inmediato (5-7 días), cuando la intención es reducir la carga microbiana presente en la cavidad bucal, con el objetivo de reducir el proceso inflamatorio ya instalado antes de la intervención quirúrgica propuesta (ej.: extracciones, instalación de implantes, cirugía periodontal, etc.). Este proceso se puede mejorar cuando se agregan pastas dentales a base de digluconato de clorhexidina a las medidas de higiene bucal de los pacientes durante períodos de tratamiento específicos (por ejemplo, durante el tratamiento periodontal). En estos casos, el uso de KIN Forte encías, con 0,05% de digluconato de clorhexidina puede ser una opción práctica para brindar o recomendar a los pacientes, bajo la guía de un dentista. 

La indicación para el uso de enjuagues posquirúrgicos también se encuentra entre la clase de recomendaciones que presentan un buen nivel de evidencia científica para la prevención de complicaciones infecciosas posquirúrgicas en Odontología. Después de respetar un período inicial de 48 horas para la formación y mantenimiento eficaz del coágulo de sangre en el sitio operado, se pueden introducir enjuagues bucales con efecto antimicrobiano. Su uso está destinado a reducir la formación de biopelículas en la herida quirúrgica y los puntos. En estos casos, el dentista podrá indicar el KIN Gingival Complex, (pantenol, alantoína, CPC y digluconato de clorhexidina al 0,12%) y / o el uso combinado de gel de clorhexidina y ácido hialurónico en sitios de extracción o gingivoplastia (ej.: PerioKIN Hyaluronic). 

En la prevención y manejo de eventos hemorrágicos bucales, los factores de riesgo identificados en la anamnesis son ciertamente esenciales. Estos incluyen la correcta solicitud y evaluación de exámenes complementarios, cuando así lo indique con precisión la anamnesis. Sin embargo, incluso después de una cuidadosa evaluación clínica del paciente y sus exámenes complementarios, pueden ocurrir eventos hemorrágicos debido a la presencia de factores etiológicos locales (p. ej., variaciones anatómicas, vasos más grandes, aumento de la fibrinólisis local debido a infecciones y procesos no inflamatorios tratados.). En estos casos, es fundamental combinar los conocimientos técnicos con la disponibilidad de métodos hemostáticos locales previamente seleccionados. 

Métodos hemostáticos locales

Entre los métodos hemostáticos locales más citados e investigados en la literatura científica, destaca el ácido tranexámico. En su formulación actual (Kin Exogel), permite una mayor sustantividad y acción local sin aparente absorción sistémica, ya que su vehículo está en forma de gel bioadhesivo oral. Su uso puede ser de gran ayuda en procedimientos alveolares y gingivales, o después de la toma de biopsias, especialmente cuando se combina con una sutura masiva. Actúa inhibiendo el proceso de fibrinólisis local y saliva sobre el coágulo recién formado en la intervención quirúrgica. De esta forma, el ácido tranexámico permite que el coágulo se estabilice antes de ser rápidamente disuelto por las proteasas del sistema fibrinolítico presente en la saliva humana. 

Es importante destacar que, para lograr una excelente hemostasia, debemos practicar siempre una técnica quirúrgica lo menos traumática posible, con un adecuado reposicionamiento de los colgajos y coaptación de los bordes, además de realizar suturas adecuadas. 

El cirujano juega un papel fundamental en el control y cuidado local para evitar complicaciones posquirúrgicas, interpretando los problemas sistémicos y planificando sus procedimientos con medidas locales efectivas, combinado con una guía clara y eficiente a los pacientes. 

BIBLIOGRAFÍA

PRODUCTOS RECOMENDADOS
Descubre nuestra Guía de prótesis e implantes dentales

Leer más