10 Hábitos para una higiene bucal perfecta

Hábitos para una higiene bucal perfecta

Una sonrisa sana y bonita requiere de un buen mantenimiento diario. Los hábitos para la higiene bucal están destinados a evitar el riesgo de problemas de salud, y esto se refleja en unos dientes y encías visiblemente cuidados. 

¿Por qué es tan importante mantener una buena higiene bucodental? Más allá del motivo meramente estético, los expertos recomiendan seguir unos hábitos de cuidado del esmalte dental y las encías, con el fin de prevenir enfermedades bucodentales frecuentes como la caries, la gingivitis o la periodontitis. 

Vamos a ver cuáles son los hábitos de higiene bucal indicados para todas las edades y etapas de la vida, y cómo ponerlos en práctica de una manera sencilla. 

Importancia de una buena higiene bucal

Desde la erupción de los primeros dientes de leche, los hábitos de higiene bucal son de extrema importancia para el mantenimiento de la salud de dientes y encías. En las primeras etapas de la infancia es cuando los niños aprenden a cuidar correctamente su salud bucodental, adquiriendo costumbres saludables que mantendrán a lo largo de toda la vida. 

El estado de la boca influye de manera directa en la salud general de todo el organismo. La boca y cada una de las estructuras que la conforma, como son los dientes, las encías, o la lengua, son fundamentales en el proceso de digestión de los alimentos, principal fuente de energía y nutrientes. 

Por todo ello se considera que la higiene oral forma parte de los hábitos de vida de cualquier persona, evitando posibles complicaciones que de una manera u otra puedan afectar a la salud física o mental. 

¿Cuáles son los hábitos de higiene bucal?

Existe una serie de hábitos para la higiene bucal que nos ayudan cada día a mantener la salud de dientes y encías. Ponerlos en práctica es muy sencillo, evitando así la mayor parte de los principales problemas orales que afectan a la población: 

Cepillado después de cada comida

Uno de los hábitos para la higiene bucal más importante es cepillar los dientes después de cada comida para eliminar los restos de alimentos. Presta especial atención a la técnica de cepillado, asegurándote de cubrir toda la superficie de las piezas dentales. 

Renovar el cepillo dental

El cepillo de dientes se puede contaminar fácilmente si no lo cuidas bien. Guárdalo en un lugar ventilado y protegido de cualquier fuente de suciedad. Recuerda cambiar el cepillo dental manual o el cabezal del cepillo eléctrico cada 3 meses o cuando notes que las cerdas empiezan a deformarse para que siga cumpliendo su función al 100%. 

Elección del dentífrico

Otro de los elementos de higiene bucodental de gran importancia es el dentífrico. Este deberá contener flúor en una cantidad adecuada según la edad de cada persona. El flúor fortalece el esmalte dental y previene la aparición de caries. Además, en el mercado existen pastas de dientes especiales para usar de manera puntual en el tratamiento de diversas patologías o molestias dentales. 

Uso de enjuague bucal

Para eliminar los restos de alimentos y bacterias que quedan en la boca, el enjuague bucal o colutorio es la mejor solución. Hay también una gran variedad de enjuagues que cubren las diferentes necesidades de niños y adultos usándolo para completar el cepillado. 

Uso de seda dental o cepillo interdental

La seda dental o los cepillos interdentales son las mejores herramientas para acceder a los espacios entre los dientes donde no llega el cepillo de dientes. No te olvides de dedicar unos minutos tras el cepillado para asegurarte de que no queda ningún resto de alimentos. 

Limpiar la lengua

¿Sabías que la lengua puede acumular millones de bacterias y que estas son las principales responsables del mal aliento? No olvides limpiar la superficie de la lengua, el interior de las mejillas y otras zonas blandas de la cavidad bucal con el cepillo, y por supuesto también con el enjuague bucal. 

Dieta equilibrada

Para que los dientes y encías estén sanos necesitan un aporte nutricional concreto. Sigue una dieta sana y equilibrada proporcionando las vitaminas, minerales y otros nutrientes encargados de mantener una buena salud bucodental. 

Limitar el consumo de dulces

Principales responsables de la aparición de caries, los alimentos azucarados son usados por las bacterias bucales como fuente de energía, liberando ácidos que erosionan el esmalte dental. Procura evitar su consumo en la medida de lo posible, y en caso de que tomes algún tipo de dulce, lávate los dientes para que no queden restos. 

Proteger los dientes

Determinados hábitos como morder objetos duros, el rechinado de los dientes, o la práctica de actividades deportivas de alto impacto, pueden provocar fracturas o la aparición de grietas en las piezas dentales. Protege tus dientes en la medida de lo posible corrigiendo estas malas costumbres o usando férulas especiales. 

Visitas periódicas al dentista

Por último, pero no menos importante, otro de los hábitos de higiene bucal que debemos tener en consideración es la visita regular al odontólogo, como mínimo una vez al año. A veces hay problemas bucodentales que pasan desapercibidos a simple vista y que solo un profesional puede detectar. 

¿Y tú, qué hábitos para la higiene bucal sigues a diario para cuidar tus dientes, la salud de tu boca y la de todos los miembros de tu familia? 

BIBLIOGRAFÍA

PRODUCTOS RECOMENDADOS
Guía de salud bucodental
Descubre nuestra Guía de salud bucodental

Una correcta salud bucodental asegura una mayor calidad de vida y una mejor conservación de las piezas dentales. En esta guía de lectura te damos algunas pistas para conocer los consejos y recomendaciones de los especialistas, así como los principales problemas derivados de los malos hábitos alimenticios y en la limpieza y cuidado de la boca. 

Leer más